Cinque Terre: 5 pueblos pintorescos en Italia.

» Posted by on Jul 18, 2016 in Blog, Cruceros, Europa, Italia, Viajar bien, Viajes a Medida | 0 comments

Las Cinque Terre son cinco pueblos costeros (Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore) situados en escarpados valles rodeados de un terreno montañoso y agreste, en la provincia de La Spezia, en Italia.. Esta región estuvo aislada hasta hace unos cien años, cuando se construyó un ferrocarril, pero su paisaje y su cultura únicos se han conservado bien, y actualmente es un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Foto de Paul Hogie

La región de las Cinque Terre se caracteriza por la abundancia de bancales excavados en las laderas de las montañas a lo largo de los siglos. Aquí se cultivan viñedos y olivos, y los pueblos están conectados por un laberinto de caminos. El principal camino costero, o Sentiero Azzurro, es el más directo, pero hay otro sendero más difícil por las crestas, además de muchos otros más cortos y antiguos que conducen hasta los santuarios de los pueblos.

Mapa de Cinque Terre.

Mapa de Cinque Terre.

Arrancando en el oeste, en Monterosso al Mare, el sendero, bordeado por cactus, asciende por los bancales hasta Vernazza es asombroso: casas pintadas de rosa y ocre acurrucadas al pie de la montaña y que se alzan sobre un promontorio  junto a un puerto natural, con las ruinas de un antiguo castillo en su parte alta.

Monterosso.

En Corniglia puedes ver la iglesia de estilo gótico-ligurio de San Pietro (1334), mientras que Manarola, situada junto a un arroyo, es célebre por sus vinos.

Manarola

El famoso “camino de los enamorados” empieza aquí: un sendero pavimentado a través de los viñedos que llega hasta Riomaggiore, el pueblo más oriental de los cinco. Aquí una pintoresca cascada de casas de colores pastel cae hasta el pequeño muelle que hay a sus pies.

Camino de los enamorados.

Tanto si decides recorrer el camino costero de una vez, como si te alojas en uno o dos de los pueblos, se trata de un lugar mágico. El aire desprende un aroma a hierbas silvestres, las vistas son impresionantes y la comida y el vino son deliciosos. Tómate tu tiempo, camina y nada, bebe vino de la región mientras tomas el sol, visita algunas iglesias preciosas.

RIomaggiore.

Estás en el lugar perfecto para romper con la rutina.