El camino de los Monasterios

» Posted by on May 16, 2014 in Blog | 0 comments

Armenia se convirtió al cristianismo en el año 301 (alrededor del noventa por ciento de los armenios son miembros de la Iglesia Apostólica Armenia) y su encantadora campiña está salpicada de viejas iglesias y monasterios, y elaboradas cruces de piedra talladas, las khatchkars. La preciosa y verde provincia de Lori concentra varios monasterios medievales alrededor del cañón Debed. Tanto el ferrocarril como la carreteras del norte a Georgia siguen el curso del cañón, pero si el tiempo no te apremia, es un terreno ideal para caminar. Las distancias son cortas, en varios de los pueblos hay alojamientos y los ascensos no son demasiados exigentes.

Desde Tumanyan se pueden ver el convento en ruinas del siglo XIII y la aldea de Kobayr. Unos escalones de piedra desde la línea del ferrocarril conducen hasta lo alto de la colina. La iglesia sin techo aún conserva algunos frescos. El pueblo de Odzun está sobre un rellano junto a un empinado barranco que baja hasta el río Debed; en el centro, la robusta iglesia es del siglo XVII y alberga un claustro con arcos que ene le pasado se utilizó como escuela. En el borde del acantilado hay otra iglesia, y los restos del monasterio Horomayri cuelgan de la ladera un poco más al sur.

Alaverdi es una ciudad tranquila ubicada en un recodo del cañón. Hay un puente de piedra jorobado del siglo XII que cruza el río, pero se trata principalmente de una ciudad moderna dedicada a la minería de cobre. El teleférico (que tiene servicio según los turnos de la mina) proporciona un acceso sencillo hasta el borde del cañón y los pueblos de Sadahart y Sanahin. El monasterio de este último fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el monasterio Haghpat, fundado en el 976, cuelga del borde del cañón y combina una arquitectura soberbia con un emplazamiento magnífico.