¿Qué tipo de turista eres?

» Posted by on Jul 17, 2013 in Blog | 0 comments

Las vacaciones, sobre todo si vas a disfrutar de jugosas ofertas de todo incluido, son un período ansiado por todos a lo largo del año, pero la manera de abordar el deseado momento es muy diferente para cada persona. De ahí que incluso podamos establecer una tipología de turistas, en función del destino y la forma de vivir los días de descanso:

 

–          El fardón: Busca el reconocimiento social mediante los viajes que realiza. Siempre está en la búsqueda de destinos de moda que se caractericen por ser “cool” y en los que pueda rodearse de personas tan “in” como él. Al regresar, pregonará a los cuatro vientos la fantástica experiencia vivida en su periplo vacacional.

 

–          El intelectual: Elige el destino de sus días libres en función de los recursos culturales, artísticos e incluso gastronómicos que le ofrezca. Los museos son su hábitat natural y no se separará de su guía de viaje durante los días que éste dure. Todas las horas del día no serán suficientes para visitar todos los rincones que ha seleccionado antes de emprender su aventura.

 

–          El “colega”:Se trata de un espécimen en auge debido a la crisis económica. Es el amigo de la infancia o compañero de la facultad que busca refugio en tu hogar para abaratar el coste de sus vacaciones. Dentro de este tipo de turista también existe la vertiente familiar, es decir, el primo lejano que se asienta en tu casa durante una semana, sobre todo si vives en la costa.

 

–          El aventurero: Nunca le verás de vacaciones en Benidorm. Sus destinos siempre son poco frecuentes y, ante todo, muy lejanos. Las selvas vírgenes, los desiertos y los países que no sabes situar en el mapa son sus lugares preferidos para pasar sus días de asueto. Las vacunas y los problemas gastrointestinales no le asustan.

 

–          El rutinario: Lleva veraneando en el mismo sitio desde hace diez años. Se levanta a la misma hora que en época laboral y el resto de rutinas permanecen inalterables. La única diferencia es que viste bermudas y su piel adquiere un extraño color rojizo.

 

–          El solitario: No le van los viajes en grupo ni siquiera con sus amigos. Prefiere descubrir los secretos de una ciudad por sí mismo, sin distracciones. Aunque parezca difícil, nunca se aburre en su soledad.

 

Seguro que después de leer esta tipología del turista estás pensando qué clases eres tú. Si buscas ideas para tus vacaciones, nosotros podemos ayudarte a elegir el destino ideal según tu definición de turista. Así, las ofertas de todo incluido son una buena opción para disfrutar de unos días de descanso a un precio económico, para que sólo tengas que preocuparte por pasarlo en grande.