Un viaje al último lugar con una naturaleza salvaje y virgen

» Posted by on Nov 28, 2014 in Blog, consejo | 0 comments

¿ Por qué no atreverse hacer un viaje al Antártico?

El sexto continente se ha convertido en el lugar de estancia por los cruceros. Debido a la creciente afluencia y la concienciación sobre el calentamiento global. El Antártico, sin duda, padece el calentamiento global y la progresiva desintegración de los grandes glaciares.

Este viaje forma parte de un número relativamente reducido de personas. Pocos logran apreciar su evidente naturaleza. Su recompensa es encontrarse  con una tierra de icebergs y picos nevados que se alzan desde el mar, glaciares y plataformas de hielo; una tierra hostil que, sin embargo, acoge a una abundante fauna que incluye colonias de pingüinos, albatros gigantes, seis especies de focas y varios tipos de ballenas. Y, quizás lo más importante, ¡no hay humanos que lo estropeen!

La mayoría de los viajes empiezan en Argentina. Los pasajeros llegan en avión a Buenos Aires y entonces se trasladan al puerto de  Ushuaia. Desde allí, la mayoría de los cruceros aprovechan para mostrar otras vistas espectaculares de camino al Antártico, como el cabo de Hornos, Georgia del Sur, las islas Maldivas y las islas Shetland del Sur. Pero la atracción principal es la Antártida, y casi todos los viajeros llegan a poner pie en tierra y a comprobar de primera mano las maravillas de este mágico continente blanco.

Así que aunque sólo sea porque pienses que se trata de un caso de » ahora o nunca «, es un destino destacado sobre todo del mes de noviembre a enero.