Un viaje inolvidable: El ferrocarril transiberiano.

» Posted by on Ago 22, 2016 in Asia, Blog, consejo, Europa, Viajar bien, Viajes a Medida | 0 comments

El legendario transiberiano es el recorrido en tren más largo del mundo. Nada más y nada menos que diez mil kilómetros a través de la vasta estepa siberiana. En realidad el tren transiberiano no existe como tal, el nombre se refiere a una ruta de ferrocarril.

El ferrocarril transiberiano es el nombre colectivo de las tres rutas entre Moscú y Oriente que se unen en Ulán-Udé, cerca del lago Baikal: la línea clásica hasta Vladivostok y las dos rutas alternativas hasta Pekín; la línea transmachuriana vía Harbin y la línea transmongoliana vía Ulan Bator.

La ruta transmongoliana, que atraviesa el desierto del Gobi hasta Pekín, es la más habitual entre los turistas; es la más corta y espectacular.

Son pocos los que recorren toda la línea, y aún menos los extranjeros que lo hacen, así es bastante probable que vayas sólo la mayor parte del viaje. Y cuando alguien se suba al tren lo más probable es que sea un local. No obstante, te permite viajar de forma auténtica este enorme país, y con una buena planificación previa puedes pararte por el camino en lugares interesantes.

El tren se detiene cada cierta hora por lo que se puede aprovechar para estirar las piernas y comprar provisiones a cualquiera de los vendedores ambulantes que te esperarán en cada estación.

Durante los tres primeros días, vayas a donde vayas cruzas kilómetros y kilómetros de estepa siberiana que parece no tener fin y que se interrumpe de vez en cuando por alguna ciudad industrial. Tanto si terminas tu viaje en Vladivostok como en Pekín, la experiencia te dejará grandes recuerdos de un trayecto increíble.

Se trata de un viaje que se debe realizar por el placer de viajar, no con el objetivo de llegar a ningún sitio.